En librerias Mayo 2005
"Un tour de force, un río desbordado…"
     --
Rupert Sheldrake, autor de Una nueva ciencia de la vida.


"Guido Mina di Sospiro ha inaugurado un género literario que, tomando como modelo a Italo Calvino y Jostein Gaarder, construye con sabiduría y filosofía accesibles para todos
una fábula ecologista original y apasionante."
        --Costanza Falanga,
Il Mattino


"La fuerza narrativa de Mina di Sospiro queda patente en este apasionante testimonio de una naturaleza viva, capaz de tocar lo más profundo de nuestras conciencias con una mirada nueva sobre la relación entre la especie humana y la madre Tierra."
          --Antonia Jacchia,
Il Corriere della Sera
Compre el libro en linea
Escriba al autor
MEMORIAS DE UN ÁRBOL
          El protagonista de la nueva novela de Guido Mina di Sospiro es un gran río, que cuenta en primera persona su historia a partir de la profundidad de la era geológica en la que se formó. Es la historia de Italia y de Europa, y también una atormentada historia de amor entre el Río y su náyade preferida, Salmacis - casi una coprotagonista - su musa, amante y  agente de iniciación, que, entre otras cosas, viaja de la Roma imperial a la Florencia del Renacimiento. El amor y anhelo del Río para ella lo hace crecer y aprender. Además, las memorias están narradas desde el insólito punto de vista de una curiosa galería de personajes: el Río y sus afluentes; las montañas de las que surge; los dioses y diosas de la mitología grecorromana y celta; las ninfas de agua; gnomos, ondinas, musas; pájaros, mamíferos, insectos y peces; personajes históricos como Atila, Carlomagno, Leonardo da Vinci, Botticelli, Napoleón o Hitler…
           Esta apasionante narración, escrita con un tono irónico y lleno de sentido del humor, hunde sus raíces en la vida secreta de la naturaleza y plantea una nueva relación entre ella y los seres humanos. El río ya no es considerado una divinidad y los dioses de la Naturaleza están en el exilio, pero tan sólo esperan una señal nuestra para volver a la Tierra y volver a consagrarla con su presencia.